Enfermarse en Peoria

Primera semana de vuelta a la realidad, primer día de trabajo piola. Segundo día dolor de cabeza, que lo asumí como mi cuerpo rechazando la vuelta a la realidad, ese día también estaba el cumpleaños de una amiga, por lo que fui a su casa para decirle que no podría ir, no me sentía al 100%, pero en cambio terminé dándomelas de asesora de imagen y arreglándola para salir. La parte positiva, a su esposo se le cayo la mandíbula de lo linda que se veía, la negativa llegó el día 3, no pude levantarme. Simplemente estaba demasiado mal, no podía ni ir a doc, así que a tapsin caliente y reposo (gracias por los remedios amor).

Esa semana perdí dos de los 5 días de enfermedad que me tocan en el año, pero aun que usted no lo crea, ni eso ni la enfermedad fueron lo peor, lo terrible fue darme cuenta de mi imposibilidad de conseguir que un médico me atendiera porque soy paciente nueva. Déjenme explicar, tengo seguro médico, por lo que ir a un médico general son $25, mientras que ir a emergencias son $75. Tenía un puto resfrío, y aunque me sentí como si un camión me hubiese atropellado y dejado ahí para morir (gracias a la enfermera que me dio la alegoría), no iba a ir a emergencias.

Yo enferma, descripción gráfica. Fuente http://vecto.rs

Entonces me toca comenzar a llamar médicos, uno tras otro mientras mi cuerpo parecía querer expulsar los pulmones por la garganta. Y en todos recibí la misma respuesta, no podemos darte una hora para hoy o mañana, ya que no eres una paciente regular de nuestro doctor, pero podemos agendarte para tal fecha (de 3 semanas a 3 meses más). mi respuesta: “Estimada señorita que atiende, ¿usted es weona?, de que me sirve una cita en 3 semanas más, en ese tiempo ya estaré sana”. “Bueno, para que no le pase esto de ser paciente nueva, de nuevo”. “Gracias, yo la llamaré”. Y así fue como terminé sanando en casa, con harto reposo y descanso (y aburrimiento).

Mención especial a mis amigos que me trajeron Sandía (en invierno acá es posible encontrarla, así que no hay excusa para los maridos que cumplen antojos de embarazada), y que me mandaron números de médicos por whatsapp.

Anuncios

Desafío del mes

Este 2016 con una amiga decidimos que en vez de hacer nuestras propias resoluciones anuales, que al final nunca se cumplen, nos daremos resoluciones mensuales la una a la otra y como muchas veces cumplir sabiendo que ella está haciendo lo mismo, se hace mucho más fácil.

Mi primer desafío, escribir una carta semanal con las cosas que me hicieron feliz esa semana, y leerla dos veces durante la semana siguiente. Puede parecer trivial, pero darte el tiempo de enfocarte en lo positivo puede generar grandes cambios. Ya veremos como va resultando esto.

Mi primer desafío para ella, encuentra algo bueno en ti cada día, y manda una glosa al final de la semana.

Acá iré posteando los resultados de los experimentos y le pediré a mi amiga que lo haga también (si quiere). Se vienen estos 12 meses de cosas nuevas y superación personal. Vamos que se puede!

 

Como sobrevivir al invierno en el Mid-west

Una sola respuesta: capas!. Capas y capas de ropa. Cuando antes me demoraba 20 minutos en vestirme y arreglarme (ya, 30 min, pero era rápido ok?) ahora me demoro 45. Primera capa: ropa interior. Segunda capa: pantis de polar y camiseta de polar. Tercera capa: ropa normal (nota para mi: adelgazar para no tener que comprar ropa nueva). Cuarta capa: chaqueta, guantes, gorro y bufanda. Capa bonus: factor solar + crema para que no se te parta la cara con el frío y bálsamo labial.

bebeabrigado_1
Me sentí completamente identificada. Fuente: http://desmotivaciones.es/u/trufa69

Si creen que es mucho traten de ir caminando a trabajar cuando hay -10°C. Además puede que muchos estén acostumbrados a los climas fríos, pero yo que soy de Valparaíso (Chile), es la primera vez que me toca caminar cuando hay capas de hielo por la vereda, y no esa pequeña capa simpaticona por la que puedes simular patinar, no, hablo de trozos de hielo que pudieron salir perfectamente de tu congelador.

Eso es solo parte de la travesía porque cuando llego a la oficina, Tachán! esta todo a una temperatura de 25°C, rico. La magia del aire acondicionado. Pero es entonces donde entra la segunda parte de la pega, ir al baño, sacarme la capa de polar, y guardarla en la mochila. Trabajar las 8 horas. Volver al baño desvestirme y vestirme de nuevo con las capas originales. Hace poco, si, después de resfriarme por tanto cambio de temperatura, descubrí esa es la mejor manera de prevenir.

Muchos saludos y besos a todos desde mi cama (aun estoy en recuperación). Y feliz 2016!

PD: guantes táctiles un must si no quieres perder uno de tus dedos en el intento de contestar una llamada.

Navidad en NYC

Es mi primera navidad lejos de mi familia, y aunque extrañé la cena de mi mamá y la repartición de regalos debo admitir que New York es la mejor locación para pasar las fiestas.

La cuidad se viste de luces, de fiesta y de mambo. Hay tours por las casas de los antiguos mafiosos (dyker heighs) que están llenas de luces, colores e imposibilidad de estacionar, por lo que recomiendo uber o taxi. El Rockefeller Center es otro de los clásicos de estas fechas, donde vas a sacar la foto tipo “mi pobre angelito” con el árbol de navidad gigante.

Time Square no es realmente una avenida, pero es como en las fotos, pantallas gigantes, luces y un aluvión de personas, turistas mas que nada. Ahí mismo está el mundo de Hersheys (si los chocolates 1313), y M&M word, esos son los lugares para ir a tener diabetes prematura (pero vale totalmente la pena). Ahora para ir a comer y tener entretenimiento en vivo Ellen Stardust restorant, cantantes geniales, show y comida. Lo mejor fue que nuestra mesera cantó genial, y entonces abre los brazos para el gran final y… le pegó tremendo manotazo en la cabeza a otro cliente (fue demasiado chistoso).

Cosas curiosas, santa claus nos visita el 24 en la noche, pero navidad se celebra como tal el 25, en otras palabras en vez de cenas hay almuerzos. Otra cosa que me llamo la atención fue la fiesta de chalecos feos, donde gane el tercer lugar por usar el chaleco mas feo de la fiesta.

NYC

Chicago y el viento frío

Después de pasar mi primera mañana en Chicago recuperándome de una seria adicción a las compras, me puse mi ropa nueva decidida a conquistar la cuidad del viento. Lamentablemente debo admitir que el viento me conquisto a mi, porque CTM que hacia frío.

Como era mi primera vez (no esa primera vez mal pensados), mi primera vez en Chicago hice lo que todo buen turista hace, sacarse las fotos de rigor para decir que estuviste ahí.

Primera parada, Lincon zoo, había un espectáculo de luces que de verdad quería ver, pero honestamente casi no me podía mover con el viento glacial que había. Aún así sacamos las fotos de rigor, entramos al zoo y fuimos al primer lugar caliente que encontramos, la tienda de recuerdos. Salimos todos con gorro nuevo. Recorrimos las luces del zoo, vi algunos animalitos y estatuas de hielo. Luego de unas fotos y vídeos de vuelta al AirB&B decididos a conquistar la noche. Lamentablemente esa noche me dio una jaqueca horrible y no pude salir, lo peor fue la indignidad máxima, parecía chiguagua temblando.

Al otro día fuimos a comer a un lugar cool llamado algo de la cabra, que pertenece a un chef famoso ganador de master chef que tampoco se como se llama, pero la comida estaba rica, por lo que fui muy feliz. Salimos al parque del milenio, sacarnos fotos en el frijol gigante y hacer el intento de patinar en hielo, solo para fracasar porque la fila era muy grande. Compre palomitas dulces y fuimos a la feria alemana (demasiado repleto). A la noche un bar y luego teatro, que manera de reír con la performance de “The Second City”, si van a Chicago háganse un favor y vayan a verlos.

El último día después de la titánica tarea de ordenar las compras y el equipaje en el auto fuimos al museo. Solo les diré que puedo morir tranquila, que felicidad mas grande ver un Monet en vivo. También vi un la la oreja de van gogh, en su autorretrato. Simplemente fue genial, un lugar que definitivamente hay que ver. PD: si van con carnet de estudiante (aun que sea de estudiante chileno que ya no es tan estudiante) te hacen descuentos en la entrada :D.

chicago

Black Friday

Jueves de acción de gracias, feriado, Chicago. Después de la cena en un restaurante italiano partimos al espectáculo de la noche, el Black Friday.

Advertencia el relato que están a punto de leer esta basado en hechos reales, sin embargo licencias creativas fueron tomadas debido a mi mala memoria.

Todo comenzó un lunes 23 de noviembre con un bombardeo de publicidad sobre el Black Friday, pero no le tomé mucha importancia, en mi inocencia imagine que eran descuentos como el fan day de Paris (40% descuento), pero aun así en la semana me dedique a hacer una “lista” de cosas para comprar. El jueves ya estaba camino a Chicago y en jueves en la noche en el auto a Aurora (app 1 hr de distancia).

Al bajar me encontré con un mall de outlets, pero no dimensionaría que tan grande es hasta muchos kilómetros caminados después. Primera tienda Aldo (zapatos), me probé muchas cosas pero no sentía que nada me quedara bien. De ese modo decepcionada y cabizbaja entré en la segunda tienda, donde a pesar de los descuentos los precios eran excesivos, así que dos tiendas con las manos vacías. Entonce apareció, mi caída personal, Calvin Klein. Las carteras, miles de carteras hermosas, los descuentos, las luces, el brillo, me sentí drogada con la mezcla de glamour y descuentos; estaba atrapada por el consumismo. Incluso llamé a mi mejor amiga por que no me podía decidir por una, al final salí de ahí con 3 carteras, dos para mi y una para mi hermana; una billetera para mi hermano y cupones con 10% de descuento sobre los descuentos. Luego fue el turno de comprar el reloj de mi pololo, donde tuvimos que hacer fila. Después del reloj, mis recuerdos se vuelven borrosos entre ir de tienda en tienda comprando, recuerdo no ver los precios, solo probarme la ropa, era una zombieshopper (compradora zombie).

OMG (Oh Dios mío) creo que jamás había estado tantas horas comprando, llegamos al outlet a las 8 pm y volvimos al airb&b a las 6:30 am, sin exagerar el auto casi no podía con las compras de todos. Eran bolsas y bolsas, tanto que tuvimos que hacer una pausa para ir a dejar bolsas al auto. Al final me sentí exhausta, un poco culpable y en completa negación, por lo que decidí no ver mi estado de cuenta hasta después del día de pago. Hasta hoy no se cuanto gasté en total, pero si sé que debería haber comprado más…

Para despedirme les daré algunos consejos, vayan preparados con una lista de tiendas, porque ni con toda la noche van a poder verlas todas, zapatos cómodos y ropa preparada para la lluvia (con todo lo que se corre ni se siente el frío), ropa apretada sobre la que se puedan probar ropa sin necesidad de ir a un probador, y por ultimo entiendan que aun que vayan pensando que no van a comprar nada, igual van a terminar contagiados y transformados en Zombieshopper.

Mi hermosa cartera de la perdición
Mi hermosa cartera de la perdición

 

 

 

Cosas que haré cuando vuelva a Chile

La verdad es que desde que llegue acá no hay muchas cosas que me hagan falta, y si me preguntan la vida es la misma en todos lados, igual hay que levantarse para ir a trabajar, hay que hacer almuerzo y hay que pagar cuentas. Pero la verdad es que extraño cosas, y esta es mi lista personal de cosas que haré cuando llegue:

  • Tomarme un buen mojito eucaliptus (en Bufalo o me robó el corazón, porque son los mejores)
  • Tomar once con la Vale, el Milio y la Dani, a lo centro de madres, exacto con tejido y pelambre incluido.
  • Karaoke con la Cami y Milky. Amenazar a Milky para que no diga nada sobre como canto.
  • Felicitar al Lucho.
  • Cocinar un postre rico para el Cristian y la Mari.
  • Comer papas fritas con ketchup con la Maca.
  • Almorzar con mis compañeros de pega.
  • Ir a un after office del DSP 4 con todos loh niños.
  • Ver una serie asiática en el living con la Katty.
  • Comer Sushi con salmón, camarón, palta y queso crema con el Willy.
  • Almorzar lasaña con mi familia (quiero de los dos tipos mami).
  • Abastecerme de tarros de crema de leche y manjar.
  • Emborracharme con Pisco (del weno eso si, se aceptan donaciones de Novel).
  • Salir a cenar y después a bailar a la piedra feliz en Valpo con mi pololo.
  • Ir a fantasilandia con el Tomate y la Sol.
  • Comer una paila marina.
  • Ponerme al día con todos los que están en Santiago y que no nos vemos nunca.
  • Leer un libro y tomar sol en la playa.
  • Aprender a jugar ping pong o paletas (este lo derajé como opcional).
  • Bailar cueca con mi papá.
  • Ir al cine con mis hermanos.
  • Caminar por el borde costero escuchando música.
  • Perrear intensamente en un antro viñamarino.
  • Tomar un jugo con la Maricarmen y la Carla (si alguna vez logramos coordinar).
  • Comer una pizza con el Deme, el Fabián y pololas.
  • Molestar al Pancho.

Eso hasta ahora, de seguro que se me ocurrirán mas cosas cuando pase el tiempo. Mientras tanto a seguir pasándolo bien en USA con mis amigos que me alegran los días fríos y con nieve.

PD: el orden de la lista no tiene ninguna importancia.